lunes, 6 de marzo de 2017

La ética de los comicios

-LA ÉTICA DE LOS COMICIOS-

Viene bien comentar que tenemos pendiente la segunda parte del Congreso Confederal en Levante, desde aquella primera toma de decisiones en Benissa -2016-. Ello nos implica en la alta responsabilidad, porque debemos luchar, manteniendo incólume, lo establecido entre los que pertenecemos a la Clase Obrera; y a cuantos puedan seguir, al menos en los Principios, Tácticas y Finalidades: Sin que tenga que menospreciarse a nadie que venga con la misma conducta, o de lo más parecido: Esa cosa que todos debemos alardear, siempre y cuando aplaudamos las formas humanas que nos debe aproximar a la sociedad sin Estado, aunque hasta entonces estemos caminando con las pautas que los gobiernos de estado nos van endorsando. Nos queda por andar mucho, compañeros, tanto que, seguro, nos iremos viendo en las incómodas barricadas sociales, sin que tengamos culpa alguna, al tener que estar en la atalaya permanente, bien despiertos. ¡Qué complejo resulta tener que despejar constantemente, muchos problemas, siendo unos acosadores, otros con larga lista de conceptos para seguir ilusionados!

Tenemos una Península Ibérica. Pequeña geografía con vida propia, si la comparamos con la extensa corteza de la Tierra, como bien diría Eliseo Reclús, en sus “Obra el Hombre y la Tierra”. Y venimos contemplando las diferencias sociales, como uno de los fenómenos, ya super conocidos, desde el momento en que son enfrentados, cada uno de los criterios, aunque eso sí, de minorías que, sin más, quieren ser únicos, porque todos queremos tener razón, a pesar de las cabezas que están cargadas de fatiga, en la espera de mejor clima social. Ahí está la Andalucía mentalista, con sus conceptos de sentimientos humanos, a los que siempre recurriremos con total integridad. Nos sobran razones para que el tiempo sea favorable a lo que deseamos. Nos falta criterio propio para entender que los ideales por la nueva sociedad, no pueden ser nunca enfrentados entre sí. En lo ético no cabe la duda, mucho menos la posición enfrentada, por la simple razón de que, todos debemos ser íntegros en materia de principios. Y Andalucía necesita alejarse de “la crítica personal, de la crítica de grupo, de la crítica de sindicato, de la critica provocativa; incluso de la critica fantasmagórica; puesto que todo debe ser desde abajo, para que “en casa” se pueda desenvolver el mejor juicio, la mejor conclusión; sin que tenga que, necesariamente salir de la cercana circunstancia. ¿Por qué? ¡Sencillamente, porque “toda la crítica que viene desde fuera de casa”, es provocación innecesaria para crear divergencias éticas, tan de moda en estos tiempos que corren!

No es muy aconsejable que dediquemos tiempo alguno, creando duda, tal vez intencionada, que dificulta la mejor forma de gestionar los deberes de nuestra Revolución Social; es más, sabiendo que cada uno en su casa, puede hacer lo que mejor le venga en gana, mientras que meterse en casa ajena, no es más que contradecir, frenar y provocar el fracaso, para nada. Pues necesitamos seguir creyendo que es posible, hasta imprescindible, que la Revolución Social, no la hará jamás, toda conducta que se mete en casa de otros para “para decir allí como hay que hacer las cosas. ¡Venga ya, compañeros!

La segunda parte del Congreso de reunificación, tiene como fin concreto la defensa de los Principios, “Tácticas” y Finalidades. Las otras corrientes, con pleno derecho de ser lo que dicen que son, están fuera del respeto que merece la Normativa Orgánica de esta Organización, a la que debemos toda nuestra atención, como igualmente, todo lo que impedirá que se deformen las luchas, el interés por nuestros derechos humanos, al tiempo que nuestra propia ética Confederal, que no es otra que seguir respetando los Congresos que fueron ratificados para no perder la historia, a pesar de que suelen deformar los varios modelos de reformismo de última hora.

Alcoy piensa, porque lo cree así, que la CNT-AIT no puede llamarse de otra manera, por más que se nos inculquen estilos similares, con criterio deformado, ya que es lo que se está viendo en las formas y los hechos. Es más, no sucede nada porque se piense de otra forma: Pero que cada cual se monte su numerito, fuera de lo que es intocable en la CNT-AIT; igualmente intocable, para los militantes que, cansados de conocer la enfermedad de siempre: la calumnia, el argumento provocativo, la duda por lo que debe ser en los principios de esta Organización. Y ahí está la Historia, ese pasado que enterró a tantos y tantas, por estas luchas de derechos y libertades. La Memoria Histórica no debe seguir el juego que se llevan los actuales gobernantes y tantos como desean tomar el poder para “no cambiar nada”.

Sirva nuestra opinión para recordar a cuantos no están por la suma de criterios Confederales, como es de lógica, que todo gire en torno al mejor progreso, que siempre será, alejarse de las políticas de Estado, políticas revisionistas, políticas obstruccionistas: ¡Qué son las patologías de nuestro momento social en la España franco borbónica!

Es Alcoy que opina, desde nuestro entendimiento más firme, teniendo en cuenta que el Pacto Confederal existe. Si lo sabemos aplicar, todo lo que no sea CNT con la AIT, mejor que nos dejen, ya que no respetan ni les pertenece legitimidad alguna.


Fdo: Floreal Rodriguez de la Paz



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.